jueves, 1 de diciembre de 2016

Reencuentro en azul


En el día de la presentación del poemario Reencuentro en azul se aliaron todas las musas para que el evento resultase de lo más agradable posible.



Desde la presentación por parte de Onofre Rojano hasta la última copa que nos tomamos en la Alameda de Hércules todo resultó tan fantástico como puede desear cualquier implicado en esto de las presentaciones de libros.



Me acompañó en la mesa, además de Onofre, mi buena amiga Antonia María Carrascal, que como persona avezada en esto de las lecturas poéticas demostró su bien hacer y entender el hecho poético.
Lo mismo ocurrió con María José Collado, que además hizo un esfuerzo por estar a pesar de no encontrarse en plena forma. Pero ahí estuvo.



Eugenio Fernández, desde su bien ganada estancia sobre las tablas, también estuvo a la altura de la tarde y recitó la parte del libro que le correspondía.



Y entre poema y poema, Ramón Díaz puso la voz cantora para amenizar un acto en el que todos los presentes estuvieron a gusto y este que suscribe, por lógica, mucho más.


 
Mi buen amigo, Pepe Raimundo, se encargó de la intendencia, que en estos casos tan importante es para que el autor pueda dedicarse a otros menesteres propios del momento.



A todos, incluidos las personas presentes en la sala, mi eterno agradecimiento, con el deseo de que la literatura siga siendo vehículo de unión y encuentro de unos y otros.




 

jueves, 24 de noviembre de 2016

Antonio en Monolito


La revista literaria Monolito ha tenido a bien publicar el relato de mi autoría Antonio.
Les dejo el enlace
Antonio
 

jueves, 17 de noviembre de 2016

Aves nocturnas


           Dedicado a Verónica Calvo
Lechuza Común Tyto alba
La he visto en el patio de mi casa lanzarse en pos de un ratoncillo que merodeaba en la noche, la he visto alimentar a sus crías que desde una grieta incrustada en un edificio silbaban reclamando su alimento y la he visto planear por encima de mi cabeza como la cosa más natural del mundo. Hay quién de más.


Autillo Otus scops
Desde mi dormitorio de un octavo piso, en las noches de verano cogía el sueño escuchando su pitido como puntual cartero que va entregando misivas, sin faltar ningún día. Nunca lo ví, salvo en cautividad.


Búho real Bubo bubo
Impresiona la envergadura de sus alas y la capacidad prensil de sus garras. Me pusieron los dientes largos aquellos legendarios documentales del inolvidable Rodríguez de la Fuente y le he seguido la pista en las dehesas de mi tierra a través de las egragópilas y las marcas de excrementos de las crías.
                                       


Cárabo Strix aluco
Qué bien me hacía quedar cuando de noche paseaba con mis alumnos oyendo los sonidos del campo, a partir de la primavera, y se dejaba oír emitiendo su caracterísco canto.



Mochuelo Athene noctua
El viejo refrán que lo relaciona con el olivo es del todo cierto, puesto que su traje le hace parecer una parte más de tan milenario árbol. Me he llegado a tropezar con él a la altura de mis ojos y no se ha movido. Tal es su seguridad mimética, o tal vez es que reconozca con sus espabilados ojuelos las intenciones del naturalista.


Chotacabras gris Caprimulgus europaeus
En las noches de verano es un fiel aliado para combatir los rigores de las noches sevillanas —si uno es dado a estas escuchas—, puesto que en las inmediaciones del Parque del Alamillo se le puede oír con su característico canto reclamando una pareja con la que no sentirse solo. Me lo he encontrado agazapado en el suelo deslumbrado por los faros del coche, en medio del campo, y por desgracia también en el arcén de la carretera victima del progreso.
                                

 Para estar más al tanto de la vida de las aves nocturnas, nada mejor que darse una vuelta por esta página, Noctua, de la Sociedad Española de Ornitología. Merece la pena.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Cántico

                                                     Fotografías tomadas de la red

Con motivo del Festival de Cine de Sevilla de 2016 he tenido ocasión de ver la película sobre el grupo cordobés de poesía Cántico, del que tenía noticias pero que sabía muy poco. El asunto es que este artículo publicado en julio pasado en la revista digital Generación del 27 me servía de antecedente.

'Cántico' un documental de Sigfrid Monleón
Un artículo de Francisco Griñán en Diario Sur
La productora malagueña Malas Compañías ultima esta cinta que cuenta con los testimonios de Pablo García Baena y María Victoria Atencia. En la España de posguerra todo era cuestión de bandos. Y la poesía no lo era menos. El canon oficial lo representaban los que apostaban por la épica y la exaltación del espíritu nacional, frente a los que nació un movimiento más comprometido que denunciaba, siempre dentro de unos márgenes, la situación social. Por ello, cuando aparecieron aquellos chicos cordobeses que sembraron sus versos de esteticismo, lo único que recogieron fue incomprensión. No estaban en ninguna trinchera, sino que se sentían deudores de la poesía de la Generación del 27, de Federico García Lorca y de Juan Ramón Jiménez. Siguiendo la estela de ‘Litoral’, editaron desde Córdoba la revista ‘Cántico’, que daría carta de naturaleza a este grupo poético que, además de publicar sus obras, abrieron una ventana a la homosexualidad literaria y dieron entrada a autores exiliados y proscritos. «Eligieron la poesía como refugio hasta que la poca aceptación les obligó a evolucionar y encontraron en Málaga esa libertad de la que carecían en su tierra», relata el productor cordobés Antonio Hens que, como décadas antes sus paisanos del grupo Cántico, también descubrió en la Costa del Sol algo más que un lugar de residencia. Aunque en el caso del cineasta, más por motivos profesionales que personales como ocurrió con los poetas.


“Cántico”, de Sigfrid Monleón, se estrena en la Seminci

Con posterioridad asistí a la charla coloquio que tuvo lugar en la Casa de los Pinelos, el martes pasado con motivo de los actos organizados por la Fundación José Manuel Lara y dentro del ciclo Poesía en Vandalia. La pena es que Pablo García Baena no estuvo presente, tal y como estaba previsto, pero es que la edad no perdona. No obstante fue un motivo más para animarme a conocer a fondo a este grupo de intelectuales un tanto olvidadas por circunstancias ajenas a la literatura y que tanto hicieron por ella.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Visita a Cortes de la Frontera I



La llegada
Sábado, 4 de Diciembre de 1993
Salimos de Sevilla en dos vehículos por la carretera de Utrera para recoger a un tercer vehículo algo más adelante. Parada en Montellano y llegada a la Residencia donde somos recibidos por Jesús, joven componente de la Coop. Suber, encargada del turismo rural de la zona. Tras elegir habitaciones, nos indican una ruta que nos disponemos a conocer.

                                                              Foto tomada de la red
Se comienza en el pueblo, bajando a la altura del cementerio, en dirección al río Guadiaro. Pronto las vistas se hacen enormemente bellas y dada la hambruna reinante, nos detenemos bajo un olivo a degustar lo que cada uno traía de su casa. La bajada se realiza por un carril ancho pero pronunciado, lo cual hacía temer la vuelta.
Atravesando la carretera, se introduce el camino en un frondoso sendero, en parte vía romana, que permite la contemplación de “la casa depiedra”: curiosa historia de un ermitaño que a principios del siglo XX tuvo la santa paciencia de horadar en una roca una vivienda. El lugar se encuentra abandonado, aunque los lugareños suelen dar fe de su existencia. Más adelante se percibe actividad relacionada con la matanza del cerdo.

                                                         Foto tomada de la red
Llegamos a la orilla del río Guadiaro, caudaloso, sensual, pero con bastante basura en los alrededores, aunque la presencia de vida acuática nos tranquiliza.
Siguiendo indicaciones visitamos un horno de pan de leña y una fábrica de muebles de castaño y pino con diseños vanguardistas.
La vuelta se convierte en prueba de fuego para los gemelos, aunque la sopita caliente de la Residencia reconforta el esfuerzo. En los postres visionamos la jornada gracias a la paciencia del Sr. Carballido y al poco estamos todos soñando con el pic-nic del día siguiente.
2º día de estancia
Domingo, 5 de Diciembre de 1993

                                                          Foto tomada de la red
Siguiendo las indicaciones de los monitores de Suber, nos vamos hasta la estación de Cortes de la Frontera y tomamos el tren para que nos deje en Gaucín. Luego de degustar unos sabrosos churros nos introducimos en una red de túneles que nos dan idea de lo abrupto del terreno. Seguimos el curso del Guadiaro y al llegar a la estación contactamos con “El Gaspi”, curioso personaje, mitad cabra mitad joven que por dos mil pesetas nos iba a servir de guía para el resto de la jornada.
Remontando el río nos va introduciendo por unos paisajes de ensueño donde se advierte la presencia humana, que a pesar de la humedad prefiere las tiendas de campaña para llevar a cabo sus actividades campestres. La vegetación es muy abundante, de gran porte y el sol calienta nuestros cuerpos cuando nos llega, debido en parte a la carga de chaquetones que llevamos, temiéndole al frío.


Comemos en una isla, mientras “El Gaspi” corretea por entre las rocas como si se alimentara del aire; de la supuesta bolsa de bocadillos, saca unas alpargatas que utiliza para chapotear por el río. Luego nos lleva hasta la angostura del Guadiaro, objetivo de nuestro viaje, mostrándonos de paso la charca del moro y la buitrera. El agua presenta en estos puntos un azul intenso.



                                                           Foto tomada de la red
Nos queda para otra ocasión el paso por el puente de los alemanes o la travesía del túnel, dado que según nuestro guía era ya tarde para tales aventuras.
Podemos observar en la boca de la garganta unos aventureros que envueltos en trajes de neopreno regresaban después de una jornada entre peñascos y agua. Desde abajo, en el lecho del río, sin apenas agua, el ser humano parece una diminuta criatura deslizándose por entre enormes piedras redondeadas y de caprichosas formas.
Volvemos por el mismo camino y hasta la llegada del tren, departimos con “El Gaspi”, un ciervo en cautividad y un decorador malaje de azulejos, cuyo nombre prefiero no mencionar.
De nuevo el tren, villancicos, ducha calentita, cena y relax. Una buena dormida y todos en forma para el siguiente día.

jueves, 27 de octubre de 2016

Va de poetas


                    
                                 En los últimos tiempos, por aquí van encaminadas mis lecturas

EL AMOR, LAS MUJERES Y LA VIDA.- Mario Benedetti  //Alfaguara//
Una extensa    muestra de la forma de hacer poesía de este autor, del que no conocía demasiado su obra. Lo dice como quiere y de la manera que mejor le cuadra, así que a la hora de entender su poética no hay que dejarse los codos en el intento. Para mi gusto se trata de prosa poética, hilvanada de buenas muestras del concepto poético de toda la vida. En este caso hablando del amor, las mujeres y la vida, la fuente es inagotable para una persona que peina canas desde hace tiempo. Lleva implícito el sentir poético.


PALABRA SOBRE PALABRA.- ÁngelGonzález // Seix Barral//
 Un libro que tarde o temprano tenía que caer en mis manos, luego de la experiencia vivida en el portal de Internet que con el mismo nombre hemos compartido gran cantidad de blogueros. Conocía algunos de sus poemas por un disco que grabó con Pedro Guerra, y lo cierto es que me gustó. Ahora al encontrarme ante este volumen de 500 páginas, me he quedado más satisfecho al conocer, por fin, la obra del autor asturiano. Se trata de su obra poética desde 1956 hasta 2001, así que el atracón ha sido considerable. Hay de todo, claro está, pero en general Ángel González se expresa a través de la rima libre con total soltura. Como en el caso de Benedetti, sin comparar nada, mi sensación es la de estar leyendo prosa poética de gran calado.

LOS PERROS ROMÁNTICOS.- RobertoBolaño //Acantilado//
Libro de poemas un tanto especial ya que para un lector medio estamos ante lo que se suele llamar prosa poética. Luego resulta que la literatura así concebida tiene otro nombre: poema narrativo de apariencia coloquial. En fin. Las sensaciones, que es lo al final importa, es que estamos ante un escritor que lleva en la sangre sus orígenes y que canta lo vivido en una etapa convulsa en su país y que de alguna u otra manera todos conocemos. Poemas que se entienden muy bien y que van desde lo social a lo íntimo, abarcando el entorno más inmediato del autor. Buena pluma, buena lectura.

DESCRÉDITO DEL HÉROE Y LABERINTO DE FORTUNA.- José Manuel Caballero Bonald. //Visor libros//
Dos libros en uno en esta edición de la Colección Visor de Poesía.  En el primero de ellos nos encontramos con una poesía más al uso, aunque siempre con una visión un tanto erudita, mientras que en el segundo de los casos se basa en la obra del mismo nombre de Juan de Mena y ahí si que estamos ya ante unos textos que en este instante no se porque se les encuadra en el contexto de la poesía. Ese como primer punto, como segundo el contenido es tan denso y tan complicado a mi intelecto que haría falta más de una lectura y alguna que otra ayuda para poder adentrarme en los vericuetos forjados por el autor.

jueves, 20 de octubre de 2016

Un largo pez de plata


  
                              UN LARGO PEZ DE PLATA.- Jacque Canales

Nacida en Uncastillo (Zaragoza) el 18 de julio de 1932, Jacque Canales compatibilizó la enseñanza del inglés con trabajos periodísticos y su verdadera vocación, la poesía. Entre sus obras destacan: Un viento en el espejo (1985), Entre la transparencia y la música (1985), En la piel de la palabra (1986), La noche y sus sandalias (1987), Nietzsche también se ríe (1987), Safo (1987), Tiempo de sed (198 8) y El niño de los ojos de agua, por el que obtuvo el Premio Florentino Pérez-Embid en 1993. También había ganado los premios de poesía José Luis Gallego (1986), Fray Luis de León (1987), San Lesmes Abad (1987) e Internacional de Poesía Mairena (1990).
Este libro obtuvo el VIII Premio de Poesía BARRO del año 1986
Falleció en Madrid el 1 de Octubre de 1995

Tres poemas como muestra
1
Enciendo un cigarrillo.
La química y su origen.
¿Es que nada
refleja los cristales de la noche?

Mi perro tiene cara de sombrilla
y brazos de crepúsculo,
dilatada pupila caramelo
y un run run de conceptos y formas
con gesto de farándula.
Me quitaré la blusa
de sueño y de nácar
con todo el maleficio de las fórmulas
                      y de los sueños pétreos.
2
Me gustaba escuchar aquella voz.
Y sus manos anémonas
sobre la reflexión de un epitafio.

Sentados en el banco
cambiando los apuntes
                mientras Kafka
nos mira ensimismado.

¿No sabes que leía a Dosteiewski
y tenía en su cama
un gran escarabajo?

Siempre le perseguían los insectos.

Pero la noche es blanca cuando escribe.

Quiso mucho a Milena
y, a pesar de que en Praga hacía mucho frío,
sus manos transparentes
              de cadalso y de  túneles,
no tenían más marcas
que el ruido que hace un genio
andando en un alambre
                          infinitesimal.

3
Nunca supe su nombre.

Una ráfaga azul que sobrepasa
los libros de latín,
misterio cristalino, melancólico,
revestido de miel y de jazmines.

La inútil inocencia que se rompe
dando fe del perfume de su orilla,
la sumisión completa de unos besos
              —acoso de sus brazos en la tarde—.

Un templo de miradas sugestivas,
un recorrer el cuerpo y su paisaje
celindas alcanzadas que se pierden
entre los calcetines del colegio.